Bourahima Demo

“Gracias a este pozo, yo no he vuelto a oír que alguien se queje de dolores

de vientre o diarreas”